LE REGARD CORRESPONDU (2008-2009) (La Mirada Correspondida)

“…objeto cuando la miramos, se convierte a su vez
en mirada cuando la visitamos… la Torre es un objeto
que ve, una mirada que es vista…” Roland Barthes

Esta propuesta entiende el contexto urbano como una coordenada, como un punto de ubicación; y en paralelo, como un paisaje que se consume desde múltiples perspectivas. Ante el espectador, este es un simulacro de la doble observación que no obliga a asumir un único punto de vista.
 
Son fotografías de secciones de la ciudad desde la posición de la Torre y, en viceversa, paisajes donde la Torre se incrusta con cierto protagonismo. En cada díptico, la imagen izquierda es una vista elevada de la urbe, en donde la punta de la sombra de la Torre determina el lugar desde el cual se hizo la imagen que está a la derecha. El paisaje urbano visto desde la Torre se precipita hacia lo didáctico y la sombra, a manera de flecha, indica y se afirma como presencia urbana.
 
Al mirar la Torre desde la ciudad y la ciudad desde la Torre, se propone un juego de espejos que establece un tipo de dependencia entre ambos sitios, lo que obliga a cuestionar el punto de vista, el lugar desde el cual se desarrolla la mirada en su aproximación al paisaje.
 
La redundancia formal propone a la superficie urbana como una amplia plataforma para contemplar, objetualizar y apropiarse de la Torre; siendo la propia Torre quien permite, al mismo tiempo, la apropiación visual de la ciudad.

100 x 100 cm.
Serie de 9 dípticos,
impresión por inyección de tinta,
copia de archivo desde negativo cromógeno 120 mm.